jueves, 25 de agosto de 2016

Diva - Annie Lennox

En los 80's hubo muchas bandas emblemáticas. Difícil contarlas con los dedos de la mano. A diferencia de los años 2000, de 1970 para el segundo milenio, todas las décadas estuvieron repletas de bandas y más bandas que marcaron la diferencia en la historia de la música. De la década del surgimiento de MTV, los peinados locos, los sintetizadores y los crucifijos colgantes hay una banda que me encantó desde el comienzo. Cuando yo tenía 1 año, lanzaron Sweet Dreams; a mis tempranos 3 años, sacaron uno de los hits más bellos que jamás escuché como There must be an angel. Sí, Eurythmics es la banda. Y Annie Lennox era la voz. Para comienzos de los 90's la banda se disolvió. David Stweart se convirtió en un productor prodigio además del músico que es y Annie... Annie sacó Diva, uno de los mejores discos que escuché en la vida y que nunca más volveré a escuchar. Lo primero que me sedujo de Diva fueron sus videos. En el canal de música de Cablevisión (aquellos años muy felices), Music 21, empezaron a rotar el catálogo de clips de aquel disco: casi todas las canciones tienen uno. En esa época no era común como ahora. Beyoncé, sin ir más lejos, ya sacó dos "discos visuales". En ese momento Annie sacó el disco y un VHS con la obra audiovisual. Además de la increíble estética, que no era más que un reflejo de esa belleza al estilo "reina de la nieve punk" que siempre tuvo Lennox. los videos contaban a la perfección la historia de las canciones, sin un relato muy literal. No se puede destacar ni un tema o ni un video por encima del otro. A la vez, quedaba a cargo del tema central de la gran versión de Drácula de Francis Ford Coppola. Lo que hizo con Love Song For A Vampire, también brilla El disco abre con Why, una de las baladas más perfectas, dulces; a la vez triste y cruda pero madura. El video la muestra a la cantante sin nada de maquillaje; como si algo la hubiese dejado en bruto, vacía. Pero comienza a maquillarse, a armarse para seguir a pesar de que se sintiera así: la letra habla del fin de una relación. Luego sigue Walking on broken glass, Precious, Legend in My living Room (un tema funkie-soul increíblemente oscuro a la vez). Las baladas Cold, Primitive, Stay By Me y, mi preferida, The Gift, hielan la sangre. Little Birds (con un video que presenta todos los estilos que tuvo Annie Lennox durante su carrera a lo Juana y Sus Hermanas representados por Drag Queens. Annie estaba embarazada) y Keep Young and Beautiful que se remonta al sonido de la música de los años 20. Pocos discos, en mi opinión, después de Diva, lograron la belleza, la calidad, la inspiración, simpleza pero profundidad a la vez, tanto en la interpretación como en la voz de esta mujer única que siempre va a influenciar la música pop de aquí a la eternidad, con todos sus discos, pero principalmente, éste, porque, en su forma, muy distinta de la convencional, es una Diva.