martes, 30 de diciembre de 2008

Primera etapa: la chica juguete




La década de los 80 tuvo una gran protagonista: la imagen. Fue la década en que aquellos peinados raros, delineadores y rimmel en pestañas masculinas y calzas fucsia flúo comenzaban a copar la vida cotidiana de la cultura occidental. Fue la década en que los sintetizadores transformaron el sonido de bandas como Genesis y la década de MTV.
En el año 1984 la cadena MTV comenzaba su transmisión rotando el video de The Buggles, Video killed the radio star. Toda una declaración. Así fue como muchísimas bandas enfocaron su música cada vez más a la imagen que podía hacerse de sus canciones. Sin señalar esto como algo negativo. El videoclip, como concepto es muy básico, pero lo que han hecho grandes músicos de la mano de excelentes directores con este formato, es supremo: Thriller de Michael Jackson, Jeremy de Pearl Jam, Smells Like Teen Spirit de Nirvana, Weapon Of Choice de Fatboy Slim y la lista sigue. Y MTV fue el río por el que corrió Madonna.
En el año 1983 la chica que había dejado su hogar paterno (su madre murió cuando ella tenía tan sólo 5 años) para probar suerte como bailarina en Nueva York, hizo su aparición en las radio con el primer sencillo “Everybody”, un temita con ritmo sincopado que no pegó mucho en su momento pero que con el tiempo se convirtió en un referente de lo que Madonna siempre quiso transmitir con su música: “Let the music take control/Find a groove and let yourself go”. Este sencillo junto a Burning Up (explosivo tema con un video muy ochentas) luego comprendieron lo que fue su primer disco: Madonna, the first album. Los tres temas más clásicos de esta producción son Holiday, Borderline y Lucky Star. Todos con un sonido muy pop, con mucho sintetizador, algo funky y con temáticas distintas en sus letras. Borderline es la más similar a una balada. La voz de Madonna sonaba mucho a la de una adolescente aunque ya había pasado los 23 años. También se la había creído negra, ya que en la tapa de los sencillos lanzados al mercado no estaba su cara. No fue tanto su voz, sino el ritmo pegadizo y funky que proponían sus canciones. El resto de los temas son todos más o menos similares: I know it y Physical Attraction. Lo que atrajo de Madonna fue su estilo, sus videos y su voz de niña desafiante. Al igual que los primeros discos de los Beatles, no aportaban mucho a lo que vendría después, sin embargo fue el comienzo. Entonces, en 1985, sale a la venta “Like a virgin” producido por ella junto a Stephen Bray y Nile Rogers, líder del grupo Chic y compositor y productor de varios de lo más grandes hits de la década del disco y ochentas tales como We Are Family de Sister Sledge y Let’s Dance David Bowie.
Casi todas las piezas fueron escritas por Madonna en cooperación con los productores. Hablaban básicamente de diferentes situaciones por las que se pasa cuando se está enamorado y otros temas que apuntan más a referirse a la personalidad de la cantante. Ya es sabido todo lo que este disco supuso. Controversias por nombrar a la virgen, por ponerse un vestido de novia en el video clip y gemir, sumándole la presentación en los primeros MTV Video Awards de la historia, en los que se veía a Madonna en vivo revolcándose por el piso, cantando y gimiendo al ritmo de Like a Virgin, que era presentada por primera vez ante el público, también con un vestido de novia (antes de su gira por Canadá y USA “The Virgin Tour”). Ahora sí, muchos se preguntaron quién es esa chica.


Like a Virgin es uno de los discos que más marcó a Madonna en su carrera, porque la hizo incluir sus concepciones de la religión y de la vida de una joven a su música. En esta etapa, su estética dejaba de coquetear con el punk para “feminizarse” un poco más. La foto de la tapa en la que aparece vestida otra vez de novia con un cinturón que dice “Boy Toy” le deben haber supuesto varios de los 12 millones de discos que vendió este álbum en su momento y sigue sumando. Los temas más importantes son: Material Girl (tema que la encasilló por años con esa característica, con un video réplica del número de Marilyn Monroe en “Los caballeros las prefieren rubias”. Este video marca la próxima etapa de Madonna, mucho más refinada y volcada hacia el estilo “Hollywood”), seguido por Like a Virgin, declaración sobre las emociones de una virgen a la hora de entregarse a un hombre por primera vez (imperdible el diálogo de “Perros de la calle” de Quantin Tarantino sobre esta canción). Tuvo otros sencillos como Dress You Up, un tema en donde Madonna luce un poco más su voz, Angel, Over and Over, el pegadizo Into The Groove, con un puente muy bueno, Shoo-Bee-Doo, Pretender y Stay. En ese mismo momento también se lanzaba “Crazy for you” como parte del soundtrack de la película Vision Quest. Uno de sus grandes éxitos por entonces con una de sus primeras buenas interpretaciones. Todos temas con muy buena producción pero más allá de que eran buenas canciones, Madonna todavía no mostraba mucho su capacidad de interpretación (que no es lo mismo que la capacidad vocal). Sin embargo, hay una perla en este disco, que sí muestra su capacidad de interpretación: “Love Don't Live Here Anymore”. Probablemente una de las mejores baladas de Madonna con una interesante lírica poética. El título es una hermosa metáfora de un abandono amoroso que ella va narrando con melancolía y congoja durante lo que dura el tema, de manera creciente en su desarrollo. Ahí se veía que Madonna, quería más que entretener.

lunes, 29 de diciembre de 2008



Harta de la muletilla: “A Madonna no se le pide buena música, se le pide entretenimiento” voy a dedicarme, lo más periódicamente que me sea posible, a hacer un repaso por la discografía de la artista más influyente de los últimos 20 años en su género (femenino/pop) tanto dentro de la esfera de la industria musical como en la moda y hasta la literatura. Así como Madonna ha inspirado a otros artistas de los más diversos ambientes, ella también ha sido influenciada por otros músicos, corrientes artísticas y productores. Es importante entender al pop como popular, hipergénero que abarca hasta al rock. Tiene más que ver con la práctica de difusión y reconocimiento de una banda o solista que con el tipo de música al que adhiere.
Mi repaso será una mezcla de crítica con información general de cómo se han compuesto y realizado todos los discos de estudio de Madonna (dejando afuera los soundtracks de Desperatly Seeking Susan, Who's That Girl?, Dick Tracy y Evita) contextualizándolos con los momentos por los que transitaba su creadora, las giras que acompañaron sus presentaciones, sus silencios y sus reconciliaciones con sus propias resbaladas. También se hará mención a los discos de compilación ya que todos marcaron alguna tendencia y rumbo en las posteriores producciones de la “rubia”.
La idea es que una vez que haya terminado este repaso (más o menos a mitad de año, jajaja), aquellos que logren comprender la intensidad con la que Madonna ha trabajado durante 25 años, evidencien que su trayectoria puede equipararse sólo (salvando distancias) con lo que los Beatles han evolucionado disco a disco.

domingo, 28 de diciembre de 2008

Lo prometido es deuda

Les subo los videos de Madonna que les prometí. Aunque no pude subir el homenaje a Evita por lo pesado que es, creo que esto lo van a disfrutar mucho, mucho. Enjoy!
video
video

jueves, 18 de diciembre de 2008

La anfitriona y sus circos

Durante el 4; 5; 7 y 8 de diciembre, el estadio River Plate albergó durante un total de 9 horas a un aproximado de 260.000 personas que asistieron a uno de los mejores espectáculos internacionales que visitó nuestros país: El Sticky & Sweet Tour de Madonna. No hace falta más presentación. Es cierto que teniendo en cuenta el despliegue escénico, de elenco y de vestuario, este es el mejor y más completo show que hemos visto en suelo argentino. Sin embargo, hay cuestiones que conceptualmente no pueden terminar de definir este show como el mejor de todos los que Madonna haya realizado. Se recurre a muchos trucos para que no se evidencien algunas fallas de interpretación vocal de la cantante y no cuenta con una gran grado de espontaneidad y conexión con su público. Pero, fuera de eso, sí, el Sticky & Sweet nos trajo todo lo que ya sabíamos que íbamos a ver. Es ridículo querer marcar la utlización de pistas en algunas ocasiones como una falta de "honestidad artística". Ese fundamentalismo musical en este caso es simplemente un recurso para encontrarle alguna "macana" a Madonna. Nadie esperaba a Annie Lennox cantando, ni a la humildad y espontaneidad de una artista despreocupada por mostrarle a su público el resultado de su enorme trayectoria incomparable y talento único para armar giras mundiales en concepto de espectáculo de entretenimiento como lo hace, desde hace ya más de 20 años, Madonna Louis Veronica Ciccone. Si tenemos que hacer un recorrido por los tours de la americana, sin dudas, este no es el mejor, el más personal, o el más entregado a su público. Es justamente por eso, que podemos elegirlo como el que más nos guste o no, pero no queda descartado. Su primera gira Mundial (dejando de lado The Virgin Tour que sólo recorrió Estados Unidos y Canadá) Who's That Girl Tour la mostraba en su etapa más austera: escenarios más sencillos, menos puestas en escena, pocos bailarines y menos parafernaria. Ella, hermosa, cantando sin agitarse, bailando como la buena bailarina que es (nunca fue excelente, por eso dejó sus estudios de baile). Después de esa gira del año 1987 llegaría la gira mundial, que según varios críticos, ha cambiado el concepto de show de Estadio más allá de lo que Pink Floyd o Genesis pudo haber brindado a nivel visual y musical: El Blond Ambition Tour. Esta gira, en un principio iba a llevar el nombre de su último disco hasta aquel momento: “Like a prayer”. El tour se pospuso por su participación en la película Dick Tracy y la grabación del soundtrack respectivo. Cuando Madonna se propuso armar aquella gira la pensó en cuatro distintas temáticas, composición que repetirá en sus 5 giras mundiales posteriores. Puede verse en Wikipedia un muy buen desarrollo de los contenidos y producciones de los tours de Madonna, vale la pena para entender la manera en la que concibe sus shows. Ateniéndonos nuevamente al espectáculo que visitó nuestro país, repetimos, no es el mejor show de Madonna. Pero sí es arrollador. Sí mantiene vivo el espíritu de entretenimiento que uno busca en Madonna y sí tiene una calidad suprema y casi insuperable, posible sólo por ella misma.
video
El concierto se separa en cuatro temáticas: una al estilo “ capo de una mafia” con mucho glamour en las que interpreta "Candy Shop”, "Beat goes on", “Human Nature” y el clásico “Vogue”. En "Human Nature" puede verse un video de Britney Spears encerrada en un ascensor estancado, aburrida y un poco desesperada como una metáfora de su carrera. En "Beat Goes On", Madonna hace un trío (virtual, aparecen en las pantallas) con Pharrel Williams, quien produjo el 40% de los temas de su nuevo disco y el compositor de ese tema junto a ella, el genial, Kanye West. Todo ese despliegue de imágenes es acompañado por la aparición de un Rolls Roys en escena y Madonna cantando en vivo mientras hace 5 sentadillas seguidas a lo ruso en el piso. Después de una versión en video de su tema apocalíptico y psicoanalítico “Die Another Day”, comienza la segunda etapa del show: Old School, de la vieja escuela. En donde Madonna hasta salta la soga cantando y bailando al ritmo del pegadizo “Into The Groove” (donde por momentos se apoya en la pista pero no todo el tiempo) y la versión rockera de “Borderline” en la que Madonna nos hace creer que “toca” la guitarra. Y como es justamente lo que ella es, una performer, no importa si tiene la técnica apropiada. Hace que rockea y le queda bien. Claro que desafinó mucho en esa versión y sus coristas la ayudaron mucho en varias notas que tal vez ahora le cuesta más alcanzar que a los 24. Pero, seamos realistas: como dije al principio, Madonna no es una cantante, es una performer, es mucho más que una voz y su aptitud de intérprete no puede ser cuestionada. En ese bloque también estaba incluida la canción que tal vez más se acerca al estilo Madonnístico en su último disco: la hermosa “Heartbeat”. Una declaración de principios para todos los que se conectan con el baile como lo hace ella, al mejor estilo Billy Elliot.
video
Luego fue la hora del estallido con “Music”. Hubo varios esa noche, pero “Music” fue el que primero hizo asomar un poco de desquicio entre los allí presentes. El siguiente bloque se envestía con la temática Gitana, pero el interludio que lo encabezó fue un hermosísimo video clip en vivo seudo oriental que mezclaba “Rain” con “Here Comes The Rain Again” de Eurythmics mientras dos bailarines hacían una coreografía de origen oriental. Al terminar el ruido de la lluvia persistía por lo que, para los que conocemos el útlimo disco, supusimos que le tocaba a uno de los mejores temas que allí se pueden encontrar junto con “Heartbeat”; “Devil Wouldn't Recognize You” compuesta junto a Justin Timberlake. En este tema Madonna asciende al escenario desde abajo sobre un piano y es rodeada por una pantalla redonda con imágenes de lluvia que se va elevando con el desarrollo del tema, hasta que el piano queda al descubierto hacia el final de la canción. La mísitica del show fue otra.
video
Todo show de Madonna tiene en algún tramo de su recorrido hacia el fin de entretener, algún pasaje totalmente artístico: en el Blonde Ambition es cuando canta "Oh! Father", en el Girlie Show cuando interpreta "Rain" conjugándola con "Just My Imagination" de los Temptations sucedido por una coreografía al estilo baile clásico con la música de "Singing In The Rain" sampleando a "Rain"; en el Drowned World Tour, hay muchos de estos momentos como todo el bloque en el que relata la historia de una geisha con referencias a "El Tigre y el Dragón" y emocionante versión de "Frozen" en donde Madonna luce bastante su voz; cuando canta "What It Feels Like For A Girl" en vivo en castellano, o cuando canta "La Isla Bonita" acompañada sólo por un cajón al estilo peruano, su guitarra y los bailarines (sin dudas el tour, tal vez junto al Confessions, donde Madonna más se concentró en desarrollar los bloques lo más artísticamente posible, cantando sin utilizar pistas en casi ningún tema excepto uno, y a medias). El bloque Gitano propiamentedicho comenzó con Spanich Lesson, un tema más. Lo siguió la balada “Miles Away” (también con autoría conjunta con Timberlake). Este fue otro de los momentos de estallido: todo el público aplaudiendo al ritmo de las guitarras españolas. Hermosa versión del tema que podría ser el preludio de la separación de la cantante con su ex marido Guy Ritchie: You always love me more, miles away/ I hear it in your voice when you're miles away / You're not afraid to tell me, miles away / I guess we're at our best when we're miles away.
video
"La Isla Bonita" fue el momento más festivo de la noche. Junto a un grupo de gitanos rumanos (¡¡¡de Rumania!!!) hizo la versión más tradicional de este tema que fue incluido en casi todos sus tours. Fue un momento de delirio para todos los que estaban allí, arriba y abajo del escenario. Lo que vino fue ni más ni menos que un homenaje a su participación en la película Evita. Y yo me animaría a decir que fue un homenaje a Eva ¡Madonna es peronista! Se los aseguro. No sólo cantó "You Must Love Me", tema compuesto por Andrew Lloyd Weber especialmente para que lo cantara ella como Soundtrack de la peli, sino que luego, nos regaló a nosotros una versión de "Don't Cry For Me Argentina", donde todo el escenario se vistió de banderas argentinas y las pantallas de fans que la venraban como si fuera Evita. Ella agradeció extendiendo sus brazos y mandando besos igual que la Primera Dama. El último tramo mechó los temas más poderosos: 4 Minutes, Like A Prayer, Ray Of Light, Hung Up en versión rockera, y el agresivo Give It To Me, excelente tema para terminar. En 4 Minutes, literalmente, apareció Justin Timberlake SOBRE el escenario. Claro que en su versión de pantallas transportables. Pero sin dudas, el momento más emotivo fue cuando el estadio se transformó en una enorme Iglesia al Estilo Gospel aplaudiendo y cantando Like A Prayer. Emocionante, mucha piel de gallina. Ray Of Light también desató mucho ya que su estribillo tiene mucho de “cancha” ("ena fiol"). Un show con todo. Lejos del misticismo y emotividad del Blonde Ambition, de la treatralización del Girlie Show, del clima Punk/Rave de Drowned World Tour y del glamour del Confessions. Ya he comentado mi opinión sobre el Girlie Show en este blog cuando me enteré de que volvía a presentarse en Buenos Aires. Esa gira fue un antes y después de mi vida, y esa vez no pude verla. Pero Madonna se supera siempre. Sea mejor o peor un disco que otro, sus shows siempre van un paso más adelante, más allá del gusto o preferencia que pueda tener cada uno. Para mi criterio, este no es el más lindo, ni el más personal, o, simplemente, no es el que más me gustó. Pero es en el que tuve la oportunidad de estar y comprobar lo que Madonna logra con sus shows. Una máquina de entretenimiento al máximo que nunca puede decepcionar a nadie. Que no nos haga esperar más.

Nota: por complicaciones técnicas, no se han podido subir todos los clips pertenecientes al DocuMERtal. Estarán siendo subidos lo antes posible. Se priorizó la importancia de la cercanía de la crítica al momento en que se realizó el show.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Te doy una canción

Quiero dedicarles esta canción a mis tres bebés que se fueron de mi lado pero que están de alguna otra forma (llámenlo recuerdosm, ánegeles o pulgas)

Little Star - Madonna

Never forget who you are
Little star
Never forget how to dream
Butterfly



God gave a present to me
Made of flesh and bones
My life, my soul
You make my spirit whole

Never forget who you are
Little star
Shining brighter
than all the stars
in the sky
Never forget how to dream
Butterfly
Never forget where
you come from
From love


You are a treasure to me
You are my star
You breathe new life
Into my broken heart

Never forget who you are
Little star
Never forget how to dream
Butterfly

May the angels protect you
And sadness forget you
Little star

There's no reason to weep
Lay your head down to sleep
Little star

May goodness surround you
My love I have found you
Little star

Shining bright



You breathe new life
Into my broken heart

Never forget who you are
Little star
Shining brighter
than all the stars
in the sky
Never forget how to dream
Butterfly
Flying higher than
all the birds in
the sky

Never forget who you are
Little star
Never forget where
you come from
From love

Little star
Little star
Little star
From love

lunes, 8 de diciembre de 2008

Adiós al Padrino



La alegría siempre es retraíble, el dolor, no. El dolor lo sepultamos una vez que superamos el duelo. Y lo que queda, son los buenos momentos. No sé si esto es bueno o no. Pero necesito sacarme el dolor de adentro. Por eso, pospongo la publicación del repaso del show de Madonna para escribirle a uno de los seres más queridos y, seguro, uno de los más especiales de mi vida. Luca. Mi gato Luca, que hoy, se puso a dormir.

No puedo parar de llorarlo. Así como en su momento no pude parar de llorar a sus dos hermanos, Tobías y Maia. Los tres fueron los únicos de los 10 gatos que mi madre entró a mi casa que llegué a sentir como realmente míos desde su entrada a nuestro hogar. Será porque desde que eran bebés me encargué de ellos. Distinto es ahora con mi hermosa Blanca, quien se apoderó de mí.
Además, hay todo un contexto que hace que la muerte de Luca mueva, muy seguramente, otras capas que comenzaron a pelarse de mi cascarón este año. Año duro y lleno de peripecias. A su vez, año lleno de confirmaciones positivas y buenos augurios. Año contradictorio si los hay. Un año muy humano.
Pero Luca ya estaba grande. No era joven como Tobías, ni bebé como Maia, que por un accidente vivió sólo un año y medio. Luca vivió a lo grande. Su vida fue una fiesta. Y, sin dudas, fue el gato más generoso y pacífico de la Tierra. Capaz de sacarle el prejuicio sobre los gatos a un mínimo de tres personas (comprobado empíricamente) que el día de hoy, aman a estos maravillosos animales.
Recuerdo toda mi vida con él. Desde mis trece años, Luca estuvo ahí ¿Será casualidad que entró a mi vida en esa dura etapa que es la adolescencia y se fue este año en el que me vi tan adulta? No lo sé. Sólo él y yo conocemos el vínculo que nos unía. Fue capaz de unir a la familia, de calmar a muchas fieras y de seducir con una panza de 4 kilos (eso pensaba sólo su panza). Recuerdo todos sus apodos, todas las canciones que le regalé, las piruetas que aprendimos juntos cuando su físico se lo permitió. Recuerdo a Luca. Su nombre fue una mezcla de Luca Prodan y la canción de Suzzane Vega.
Siempre que un gato luzca su panza sentándose como ser humano, voy a verlo a Luca. Y en cualquier mirada azul de gato siamés voy a ver sus ojos melocotón, acompañados por panza de chocolate y orejas de dulce de leche.

You were my lesson I had to learn
I was your fortress
Ther's nothing left to lose
There's no more heart to bruise
There's no greater power
than the power of good bye


The Power Of Good Bye - Madonna